Dietas sanas equilibradas y naturales para adelgazar

Este tipo de régimen de adelgazamiento ofrece una dieta equilibrada en una proporción sana, por lo que se diferencian de aquellas otras con proporciones extremas entre los nutrientes, como es el caso de las de hidratos de carbono, proteínas o grasas.

Un ejemplo típico de estas dietas sanas no sería la dieta de pronokal, en la que se reduce al cincuenta por ciento el menú habitual, de modo que simplemente se toma media ración de calorías.

Puesto que en estas dietas se reduce drásticamente la cantidad de calorías hay que poner especial cuidado en que la alimentación sea equilibrada para que haya abundantes nutrientes. La fruta, las ensaladas y la verdura deben aparecer todos los días en el menú y además con la mayor variedad posible.

Salvo la soja y bajo ciertas condiciones también las patatas, en los vegetales faltan diversos aminoácidos, pero se complementan entre sí de modo que contribuyen en buena medida al aporte de proteínas.

adelgazar con una dieta sana natural y equilibrada

Perder peso, naturalmente y racional

Bajo este lema, la Asociación Española de Información Dietética ha desarrollado una dieta que incide por cuatro lados distintos sobre los kilos que sobran: en primer lugar se averiguan los hábitos alimentarios, después se aprende a alimentarse con una dieta sana y equilibrada, se encuentra así un nuevo bienestar también fisiológico y, finalmente, se apoya el tratamiento de adelgazamiento mediante ejercicio físico.

En principio no es necesario prescindir de los platos preferidos, aunque el aporte calórico diario no deberá superar las 1.500 calorías. Con esta dieta sana para adelgazar, se pone gran atención al aporte de los nutrientes y de las sustancias vitales.

Para garantizar el suministro de yodo, por ejemplo, contiene abundante pescado marino y los vegetarianos, en lugar de sal común deberán emplear la yodada. Para satisfacer las necesidades de hierro, además de carne, hígado, legumbres, productos integrales, coliflor, espinacas, calabacines y otras hortalizas hay que tomar también fruta que contenga vitamina C o zumos recién preparados.

La que en la degradación metabólica de esta vitamina se activa el cobre, sin el cual no se aprovecha correctamente el hierro. Sin cobre, este último se deposita en el hígado de modo que no queda disponible para sus múltiples funciones en el cuerpo. Hay que prescindir por completo de la carne o el embutido muy grasos.

las dietas equilibradas y naturales

Cómo actúan las dietas sanas y naturales

Solamente se puede adelgazar si se toman menos calorías de las que consume el cuerpo; entonces éste recurre a sus reservas. Esto se cumple también con esta dieta, aunque en ella es uno mismo quien fija el déficit calórico diario o semanal.

Con ello se fija el ritmo al que se desea adelgazar. Al resultar esto difícil de establecer sin ayuda, las oficinas de información sanitaria distribuyen tablas de calorías.

¿Qué se puede comer?

  • Calorías: 1.500 diarias.
  • Proporción de nutrientes: 55-60% hidratos de carbono, 20-25% proteínas, 20% grasas.
  • Desayuno: Café o té sin azúcar, leche, yogurt, requesón, pan integral, mantequilla, algo de miel o mermelada.
  • Comida: Filete de ternera con patatas y brécol; hígado de pollo con arroz natural; merluza con patatas cocidas en su piel; lengua de vaca con fuente de verduras.
  • Cena: Trucha con patatas; ensalada de pollo; fiambre con tomates, mantequilla y galleta de pan.
  • Bebidas: Agua mineral o del grifo, té o café sin endulzar, zumos de fruta o zumos de verduras diluidos, limonada de dieta, vino con agua.

Dos o tres veces a la semana se puede tomar carne, pero como máximo una vez a la semana hígado y sólo cada 14 días riñones. Una vez a la semana tiene que haber pescado blanco en el plato (por ejemplo, lenguado o bacalao).

Debido a su elevado porcentaje de colesterol, no deberían tomarse más de tres o cuatro huevos por semana.
En esta dieta hay pocas limitaciones. Están autorizados la leche, el queso, la mantequilla, la margarina, el pan, los productos integrales y sobre todo las verduras, las ensaladas y la fruta.

adelgazar con dietas sanas

Recomendación para los vegetarianos

Para un aporte suficiente de proteínas deberían combinarse patatas con huevos o productos de cereales con huevos o con legumbres; por ejemplo, lentejas con fideos. “Para reducir calorías habría que tomar muslo de pollo en lugar de salchichas, suero de manteca en lugar de leche entera, requesón en lugar de queso completo o pastel de frutas en lugar de pastel de nata, o sea, elegir siempre alimentos pobres en grasas.”

Ventajas saludables

En esta dieta sana se pueden mantener en principio los hábitos alimentarios. Un cambio esporádico de ingredientes ricos en grasas por otros pobres suele ser suficiente para conseguir la necesaria reducción calórica de 500 calorías al día. La dieta, pues, no plantea problemas cotidianos y es adecuada asimismo para aquellas personas que comen de cafetería. Estas normas generales contribuyen en conjunto a adoptar una postura más racional en cuanto a la nutrición.

Desventajas de la dieta

Quien antes de iniciar la dieta consumía 4.000 o más calorías diarias puede sentir hambre al principio. Por lo demás, con este régimen natural no hay ningún inconveniente.

Riesgos y efectos secundarios

No los hay con esta dieta. Pero quien se tome especialmente en serio lo de adelgazar y pueda pasar con 1.000 calorías diarias, debería tomar además vitaminas y minerales en forma de preparados farmacéuticos.

Resumen

Esta dieta de adelgazamiento sin un aporte unilateral y extremo de los nutrientes, constituye una dieta mixta sana con todo lo que hasta ese momento se incluye en el menú habitual.

Por ese motivo resulta especialmente indicada para el uso cotidiano, en casa e incluso en cafetería. Habría que reforzarla con un programa de ejercicio físico, que se planificará según la constitución de cada persona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *