Dieta Scarsdale: Nuevos hábitos alimenticios

El Dr. Tamower, cardiólogo y fundador del Centro Médico Scarsdale en Estados Unidos, no sabía qué hacer para que sus pacientes con problemas de sobrepeso y circulación sanguínea perdieran kilos y aligeraran el trabajo de su corazón.

Aunque no era dietista, se decidió a planificar un régimen, la dieta Scarsdale, con la que no sólo perdieran peso, sino que también lograran mantenerse en el peso adecuado.

La dieta Scarsdale pretende enseñar nuevos hábitos alimentarios con los cuales mantener una saludable nutrición.

Dieta Scarsdale: Nuevos hábitos alimenticios

Sin límite de cantidad

La dieta provee, aproximadamente, de 1.000 kcal diarias. Los menús son sabrosos y abundantes, y no existe más límite a las cantidades que el que impone el estómago cuando está lleno.

Es una dieta proteica, nutritivamente equilibrada, puesto que sus calorías provienen en un 45% de las proteínas, en un 35% de carbohidratos y en un 20% de grasas.

Se pierden unos tres kilos por semana, siempre que se sigan los menús al pie de la letra, ya que una de las condiciones inquebrantables de la dieta es no sustituir los alimentos de los menús.

Los alimentos y la forma de cocinarlos son corrientes: se hierven, se cocinan a la plancha o al homo. Las viandas se combinan de forma exacta y llamativa, procurando acelerar el metabolismo de las grasas para que se quemen.

La dieta produce cetosis sin llegar a niveles peligrosos, como ocurre con la dieta del Dr. Atkins. Los cuerpos cetónicos, producto de las grasas parcialmente quemadas, inhiben el apetito.

Dieta Scarsdale: Nuevos hábitos alimenticios

Normas de la dieta Scarsdale

  • Se prohíben el alcohol y las bebidas dulces, así como el azúcar, las patatas, la harina, la pasta o cualquier tipo de bollería.
  • Las abundantes ensaladas se aderezan con limón, vinagre o incluso algo de mostaza, pero jamás con aceite u otras salsas.
  • La carne y el pescado, también abundantes, deben escogerse magros y cocinarse a la parrilla o al homo.
  • La dieta incluye quesos magros, huevos hervidos, fruta, pan integral.
  • Entre comidas, lo único que se permite mordisquear son hortalizas: zanahoria, apio.

La dieta puede seguirse, como mucho, durante quince días. Se consigue una rápida pérdida de peso, y es recomendable para personas que realizan poca actividad física.

En cambio, a causa del déficit en hidratos de carbono (que son la principal fuente de energía para los músculos), no se recomienda para quienes practican deporte.

Dado su alto aporte proteico, puede causar altos índices de ácido úrico en la sangre, por lo que tampoco se aconseja a quienes padecen problemas renales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *