Dieta macrobiótica y algunas recomendaciones dieteticas

La “macrobiótica”, que en la última década hizo furor en Europa (están bastante difundidos los comercios y restaurantes especializados en el tema), más que una conducta dietética es una filosofía. Traída a occidente por Oshawa, busca con esque­mas dietéticos la armonía entre psiquis y cuerpo.

Conozcamos un poco de la dieta macrobiótica

Macrobiótica” significa en griego “método para la larga vida” . En otros términos, el ser humano no es sólo lo que come sino que la forma de alimentación influye en sentido metafísico, espiritual, sobre él. Sobre el ser humano gravitan los puntos “yang”, de tendencia centrípeta (“alcalinos”, desde el punto de vista químico) y “yin”, de acción centrífuga (“ácidos”, desde el punto de vista químico).

Dieta macrobiótica y algunas recomendaciones dieteticas

Las zanahorias, espárragos y ventaja de patatas 

La teoría del yang y gin aplicada en la dieta macrobiótica

Es sólo con el equilibrio “yang” y “yin” como el ser humano logra salud y armonía. Digamos que carnes y proteínas animales son todas yang para la filosofía macrobiótica; tienen una carga dinámica, violenta, agresiva; producen movi­miento. Los vegetales, al contrario, son yin y tienen una carga agresiva netamente menor. Es por esto por lo que los fanáticos de la macrobiótica siguen principalmente dietas vegetales.

Los ali­mentos yin, centrífugos, van hacia el cielo, lentamente se elevan y huyen de la tierra. Los alimentos yang, centrípetos, tienden a ir al suelo. Es preciso hallar, según la doctrina, un equilibrio entre ambas fuerzas. Es importante también, para los macrobióticos, la forma de tomar el alimento. Es preciso masticarlo bien en la boca al menos 50 veces, mezclándolo con la saliva.

Dieta macrobiótica y algunas recomendaciones dieteticas

Propiedades y atributos de vino 

Las recomendaciones dietéticas son las siguientes:

  • Recurrir a cereales integrales, preferiblemente en gra­nos o copos;
  • Salar con sal marina, no refinada, y usar aceite vegetal presionado en frío;
  • Cocinar en objetos de barro, hierro fundido o en olla de pre­sión, eliminando los otros tipos de materiales, sobre todo el aluminio;
  • No beber demasiado, pero no sufrir sed; beber antes de comer.
  • Advertencias útiles: jam ás comer en exceso; jamás tomar bebidas demasiado calientes o demasiado frías; jamás salar de­masiado o recurrir a los alimentos no permitidos.

Otros alimentos aconsejados: arroz, trigo, mijo, cebada, trigo sarraceno, maíz y avena.

Verduras: son recomendables todas las verduras de esta­ción, excepto tomates, berenjenas, espárragos, patatas, pimien­tos, espinacas y pepinos. Son preferibles los berros, zanahorias, cebollas, nabos y sus hojas y tallos, rábanos y sus hojas, endivia, lechuga, puerros, coles, repollo y calabaza.

Raíces: de diente de león, de malva, del cardo, perejil crudo, albahaca, romero, ajo (siempre cocido), salvia y orégano.

Dieta macrobiótica y algunas recomendaciones dieteticas

Las frutas y su importancia

Algas: estos vegetales son ricos principalmente en vita­minas A , E, B1 y B12.

Legumbres aconsejables: judías verdes, guisantes, gar­banzos, lentejas y judías.

Aceites vegetales: con preferencia los de maíz, girasol y sésamo.

Bebidas: té de tres años (una ancestral bebida japonesa), aceite de huevos (obtenido cociendo cinco yemas de huevo hasta carbonizar), caldo de judías negras, bebida de rábanos y barbas de maíz.

Alimentos para eliminar por completo: azúcar blanco, dulces, chocolate, caramelos, fruta y verdura que no crezca en el clima adecuado, patatas, tomates, berenjenas (todos, alimentos extrem adam ente yin). A dem ás: vinagre, pimienta, carne de criadero, grasas animales, embutidos, bebidas con gas, bebidas azucaradas con posibles colorantes, café y medicinas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *