Descubre por qué Engordamos y como Evitarlo

Las causas más frecuentes de esta acumulación de kilos a lo largo de los años; con excepción de razones patológicas muy concretas (hipertiroidismo, diabetes, etc.) y de otros factores hereditarios; se debe a un desequilibrio entre la cantidad de calorías ingeridas a diario y el gasto calórico efectuado. En otras palabras, comemos más de lo que necesitamos. Y no valen prendas: el que come mucho y gasta poca energía, indefectiblemente engorda.

No obstante, resulta curioso observar cómo el obeso se resiste a aceptar que su exceso de grasa; obedece a esta razón tan simple y se aferra a cualquier excusa con tal de no admitir que su aumento de peso sea debido a un exceso de aporte calórico.

Si calculamos de forma aproximada el tiempo que empleamos en comer y beber en la vida adulta; nos da la extraordinaria cifra de 1.254 días en una vida de setenta años y siempre que lo hagamos de forma rápida; sin deleitarnos en largas y alcohólicas sobremesas. Y si no somos conscientes del tiempo utilizado, menos aún lo seremos a la hora de evaluar nuestros aportes calóricos o nuestros gastos.

Descubre por qué Engordamos y como Evitarlo

Aportes Calóricos

El aporte energético es difícil de calcular, porque no todo el mundo conoce el valor calórico y nutritivo de los alimentos, de la misma manera que es difícil saber cuáles son los gastos calóricos que se producen durante la jornada.

Es necesario informarse bien sobre las propiedades de los alimentos y desterrar muchos tabúes impuestos por la cultura popular, que no por la científica. Hay que desterrar, por ejemplo, la creencia de que comer carbohidratos (harinas, azúcares, arroz, etc.), antes de las siete de la mañana supone no engordar. Esta barbaridad sería igual que decir que si circulamos con nuestro coche antes de dicha hora, no gastamos gasolina.

El hombre que quiere aprender a alimentarse, no a comer, como cree mucha gente, debe aceptar primero que la medida es lo más importante; puede comer de todo, pero con medida, con equilibrio.

comer

No olvidemos que las enfermedades son, generalmente, los intereses que se pagan por los placeres. De ahí la extraordinaria importancia de la manera de comer; respecto al estado de salud y de que el curso de cualquier enfermedad; se deba a que por ninguna otra vía le entra al cuerpo mayor número de sustancias activas que por la intestinal.

Y con respecto a esto debemos recordar algo primordial: si todas las enfermedades tienen un padre; la madre es siempre la alimentación, lo que debe llevarnos a todo tipo de reflexiones, ya que, si nos fijamos bien; observaremos cómo la sabiduría popular ya intuía este problema con refranes y sentencias muy lapidarias, pero absolutamente convenientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *