Descubre para que se usa la cebolla y sus beneficios

La cebolla es una fuente de minerales esenciales. Al igual que el ajo, la cebolla es un alimento muy extendi­do como integrante en nuestra dieta diaria, pero como aquél, los fines terapéuticos de la cebolla en el campo de la dietética son muy recientes. Hablaremos de ellos.

La cebolla puede encontrarse en el mercado en varias for­mas y tamaños. Las propiedades curativas de la cebolla son poco conocidas aunque algunas ya son aplicadas, desde anti­guo, en el campo de la medicina natural. Actualmente, se están empezando a estudiar científicamente sus auténticas propie­dades terapéuticas partiendo de la base de que es una fuente importante de nutrientes para el organismo.

La cebolla tiene propiedades curativas

La cebolla resulta muy im­portante como antiséptico natural

La composición química de la cebolla nos ofrece un gran contenido en sales minerales y vitaminas, glúcidos, sustancias nitrogenadas y grasas vegetales.Contiene compues­tos orgánicos derivados del azufre, muy importantes a la hora de combatir enfermedades infecciosas.

La cebolla favorece la digestión de los alimentos y la elimi­nación del líquidos acumulados en el organismo. Es más rica en minerales que en vitaminas, pero muy importante para la sa­lud de nuestros huesos y dientes gracias a sus aportes en calcio y fósforo. Su poder depurativo la hace especialmente recomen­dable para aquellas personas de digestión difícil o que estén a régimen.

Las cebollas son un antiséptico natural

Como depurativo renal es un alivio muy aconsejable

Ya que, como se ha explicado anteriormente, la cebolla ayuda a eliminar el ácido úrico que se acumula peligro­samente en nuestro organismo. Como consecuencia de esta acumulación se pueden producir dolores reumáticos que en­cuentran un solución natural y eficaz en la cebolla.

Además de ser muy importante para la salud de nuestro cabello y nuestros dientes, un eficaz depurativo y una buena ayuda para una correcta digestión, la cebolla tiene otras pro­piedades: contra la tos y la gripe, como revitalizador en esta­dos de debilitamiento, para la correcta circulación sanguínea e, incluso, como hidratante cutáneo.

La cebolla conserva todas sus propiedades cruda, aunque también se puede tomar cocinada sin que se resientan, ni mermen totalmente sus propiedades.

Al igual que el ajo, en las tiendas de dietética la cebolla presenta diferentes forma­tos. Existen concentrados o extractos, infusiones y vino de ce­bolla. También encontramos cápsulas de cebolla deshidratada que, pese a no conservar todas las propiedades de la cebolla cruda, elimina el problema del fuerte olor. Estas cápsulas es­tán especialmente recomendadas para las afecciones respira­torias y los trastornos gastrointestinales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *