Datos que debes saber sobre la Nutrición y la Alimentación

Son dos conceptos sencillos, pero me parece imprescindible aclararlos, puesto que todos nos nutrimos bien; pero no todos nos alimentamos correctamente. Se entiende por nutrición el conjunto de procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe; transforma y utiliza las sustancias químicas contenidas en los alimentos.

Dependiendo de las cantidades que le administremos, la nutrición se realizará bien o mal, con exceso o con defecto. Porque la alimentación es tan sólo el acto de proporcionar al cuerpo humano los alimentos; y justamente ahí está la trampa, pero no adelantemos acontecimientos.

Datos que debes saber sobre la Nutrición y la Alimentación

La Alimentación y su Importancia

De estas dos definiciones se deduce que la alimentación es un proceso consciente; voluntario y, por tanto, educable, que depende de una serie muy compleja de factores, pero los fundamentales son; sin duda, los socioeconómicos y los culturales.

Por el contrario, la nutrición es involuntaria, inconsciente y no educable, puesto que depende de procesos corporales tales como la digestión; la absorción o el transporte de los nutrientes contenidos en los alimentos a los tejidos.

La alimentación es connatural con el hombre, pero el conocimiento de la nutrición y de las bases bioquímicas; en las cuales se apoya, no tiene más de dos siglos de existencia.

alimentacion

Cuando Robert de Ñola escribió su Libre de doctrina per a ben servir de tallar y el art de Cochco es de qualsevol manera de potages y salsas; con licencia del serenísimo señor Fernando, rey de Nápoles, con fecha de edición de 1520.

Por cierto, se convirtió en un best-seller en el área mediterránea, con varias ediciones en italiano; catalán y castellano, entregaba al público sus mejores recetas; pero no aportaba nada a la estética de sus seguidores y mucho menos a la salud: el mestre Robert de Ñola; genio absoluto de la alimentación, era, como todos en su época, un gran ignorante de la nutrición.

alimentacionculruta

La Alimentación y la Cultura.

Tal vez hoy no sea necesaria la ignorancia sistemática; pues si la gastronomía además de arte es cultura, se tiene que entender a la perfección que no debe ser; en ningún caso, alimentación, sino fundamentalmente nutrición.

Durante miles de años el hombre se alimentó y vivió sin preguntarse en qué consistían los alimentos que ingería, cómo se transformaban y cuál era su destino final.

Y es lógico, pues la preocupación por la comida le llevaba a realizar grandes trabajos: la caza; por ejemplo, que no siempre estaba al alcance de la mano; y que en muchas ocasiones le forzaba a peleas para defender la propiedad de una pieza, o a guerras tribales en defensa de un territorio rico en animales. Lo importante era comer, fuera lo que fuera.

cultura

Pero pronto debió caer en la cuenta, y comenzó a sospechar que había una relación entre la dieta y la salud; lo que dio origen a una serie de creencias por las que se atribuían propiedades mágicas a ciertos alimentos.

Nacía una inquietud, en realidad una ciencia, pero habrían de pasar miles de años para que ésta hallase la necesaria estructura científica para sustentarse.

La situación actual es muy diferente; el hombre de hoy siente un interés creciente por la nutrición; ya no necesita recurrir al pensamiento mágico para relacionar dieta y salud.

Pero no debe confundir interés con obsesión, hemos de buscar los métodos alimentarios lógicos para obtener una nutrición correcta, y espero ilusionado que este libro le sirva para que, a partir de ahora, se alimente de forma tan natural como se nutre.

Pero sigamos con la historia, siempre apasionante, y sepamos cómo era la alimentación en los tiempos pretéritos.

hombre

Investigaciones del Hombre Primitivo

Los investigadores han tenido que recurrir al microscopio para averiguar lo que comía el hombre primitivo. Las marcas que dejaron las partículas abrasivas de los alimentos; en el esmalte dental del hombre del Cuaternario llevan el sello inconfundible de una alimentación vegetal.

Otro indicio de que el hombre primitivo se alimentaba de vegetales lo constituye el gran tamaño de sus molares y premolares.

El hombre se fue haciendo cazador de forma progresiva y pasó de tener una alimentación exclusivamente vegetal a una mixta que incluía alimentos animales; de gran valor biológico por su alto contenido en aminoácidos esenciales.

Pero, por supuesto, lo hacía de forma intuitiva. Esa transformación en una dieta más compleja y sin duda más útil; probablemente favoreció que aparecieran primitivas formas de organización, que después evolucionaría hacia la civilización.

Sin embargo, ninguna de las grandes culturas de la humanidad se ha podido desarrollar sobre la base de la carne. Los legionarios romanos, por ejemplo; recibían una ración diaria de 8 50 g de trigo, que corresponde a 2.400 calorías, que los capacitaba para las largas marchas con las que conquistaron y mantuvieron el Imperio.

Si escaseaba el cereal y sólo se les daba carne protestaban, pues sabían de sobra que con dicha alimentación el esfuerzo físico era más pesado.

Una vez más vemos cómo la práctica militar (la praxis en suma), va orientando y conduciendo los pasos del hombre hacia la ciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *