Conociendo sobre las dietas vegetales, vegetarianos y vegetalinos

Todo tipo de alimentación tiene o, mejor dicho, debería tener como objetivo la salud humana. Los adulterados, hipercalóricos y ultra elaborados alimentos que nuestra sociedad actual consume masivamente se alejan mucho de dicho objetivo. To­dos impregnan nuestra sangre y nuestros tejidos con tres cono­cidos elementos amenazadores: colesterol, triglicéridos y lípidos en general.

Un cuarto elemento se ha añadido masivamente por la ingestión de carnes, por la toma de alimentos demasiado ricos en proteínas animales: la hiperuricemia. Se trata del exceso de ácido úrico, que se solidifica en forma de cálculos (uratos) en las articulaciones, las paredes de los vasos sanguíneos y los dis­tintos órganos.

Conociendo sobre las dietas vegetales, vegetarianos y vegetalinos

Proteínas del huevo y la leche

Una nueva enfermedad que lleva al consumo de nuevas dietas alimentarias

Decir “hiperuricemia” significa hablar de gota, enfermedad que tiende a desaparecer durante las guerras y las penurias, para aparecer de nuevo regularmente en los períodos de paz y de abundancia.

Con esta premisa, está claro que las “dietas verdes”, correctoras de algún modo de las “dietas rojas”, ricas en carne, han encontrado en los últimos tiempos su momento de esplendor. Hoy en día el hombre, “intoxicado” por el exceso de proteínas animales y de ácido úrico, acepta de buen grado comer en res­taurantes vegetarianos o macrobióticos.

Las metodologías son variadas y remiten a los principios de la eubiótica, una rama de la ciencia de la alimentación que se propone establecer una sin­tonía con el hábitat humano, la Naturaleza, para mantener un equilibrio universal y armónico. Un enlace entre el ambiente no contaminado ecológicamente y el organismo humano.

Conociendo sobre las dietas vegetales, vegetarianos y vegetalinos

Propiedades de Los Vegetales 

Está claro que todo médico se adhiere a esta propuesta. Y, por ende, es lógico que en este libro dediquemos una sección a las dietas “vegetales”, que a su vez se subdividen en: dietas vegetarianas y vegetalinas, veganismo, dieta macrobiótica, dieta de fibras, die­ ta sólo de fruta y dieta de plátanos.

Vegetarianos  y vegetalinos

Si los pueblos mejor nutridos son los que dominan el mundo, hay quien añade que, si los pueblos se nutren de vegeta­les, llegan a ser menos arterioscleróticos. La esclerosis arterial es tan vieja como el mundo, aunque su terminología es relativa­mente reciente, de Lobstein, que creó el término. Afecciones arterioescleróticas en las paredes arteriales se han descubierto incluso en las momias egipcias.

Falloppio habla de una “mujer con las arterias transformadas en hueso” . Los vegetarianos se fi­jan sobre todo en las proteínas de las carnes, fuente de las famo­sas “purinas” que dan origen al ácido úrico (pero también mu­chos vegetales contienen purinas) y, principalmente, están contra las grasas animales.

Conociendo sobre las dietas vegetales, vegetarianos y vegetalinos

Propiedades de la margarina

La experta en nutrición Arlette Mossé fue quien propuso la clasificación de “dieta vegetariana” y “dieta vegetalina” . La primera es la más conocida y difundida. No admite clase alguna de carne animal, pero sí los productos de origen animal: leche, queso y huevos.

La segunda, la vegetalina, es bastante más drás­tica. Se basa en comer sólo vegetales. Los vegetalinos más faná­ticos luchan por comer únicamente vegetales crudos (crudivorismo, variante del vegetalinismo). Aunque no todos los médi­cos suelen estar de acuerdo con esta dieta, en la que se suprime toda proteína de origen animal.

¿Cuáles son las ventajas de una dieta vegetariana o vege­talina?

Existe, en especial en el mundo occidental, una especie de mito de la carne. Si además es roja, psicológica e instintiva­mente se acompaña de un símbolo de potencia y eficacia. Leche y quesos pueden reemplazar, en realidad, a la carne cuando se desee, al igual que los huevos. Como se sabe, la parte proteínica que hay que asegurar al organismo es de unos 80 gramos diarios, que pueden ingresar a través de los vegetales o de los productos lácteos.

Conociendo sobre las dietas vegetales, vegetarianos y vegetalinos

Los aceites alimenticios 

La alimentación rigurosamente vegetalina y sus varian­tes no son aconsejables, pero pueden adoptarse en ciertos perío­dos. Lo ideal es una alimentación mixta: poca carne, mucha verdura, muchos productos lácteos, más huevos y más leche. De cualquier modo, se puede pedir mucho a plantas y vegetales.

El investigador sueco Bergestrom afirma que en las le­gumbres se hallan también las famosas “prostaglandinas”, sustancias hormonales que estimulan la musculatura lisa, la circu­lación sanguínea y la fertilidad. Los tomates elevarían nuestro potencial mental, en especial los amarillentos, con más vitami­nas que los de piel roja. Finalmente, las judías verdes serían las hortalizas de la potencia viril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *