Conoce Sobre la Bulimia y sus Consecuencias

Aunque presente características similares, la bulimia nerviosa constituye justamente lo contrario de la anorexia: la ingestión voraz y compulsiva de gran cantidad de alimentos, independientemente de la sensación de hambre o apetito, ya que la raíz del problema es psicológica, al igual que la anorexia nerviosa. La palabra “bulimia” procede del griego bous (“buey”) y limos (“hambre”), es decir, “hambre de buey”.

Según diversos especialistas, el número de personas bulímicas es del 0,9%. El bulímico está ligado física y psíquicamente a la comida; tragar compulsivamente los alimentos, casi sin masticarlos ni saborearlos. Los atracones suelen ser de lo más dulce; pastas y bollería industrial, chocolate, etc. Al igual que las personas anoréxicas, los bulímicos han intentado seguir dietas de adelgazamiento en diferentes ocasiones.

Conoce Sobre la Bulimia y sus Consecuencias

Características de la Bulimia Nerviosa

La bulimia nerviosa se caracteriza por:

  • Ingerir grandes cantidades de alimento en periodos muy cortos. Se considera un cuadro de bulimia nerviosa cuando los atracones de comida se producen, como mínimo, dos veces por semana durante un periodo de tres meses.

  • Gran preocupación por el peso y por mantener la línea.

  • Sensación de falta de control cuando se come vorazmente; la persona afectada no se siente capaz de dejar de comer.

  • Auto provocación del vómito, empleo de laxantes, períodos de ayuno y realización de ejercicio físico intenso para prevenir el aumento de peso. Todo ello se alterna con atracones de comida, lo que origina grandes oscilaciones de peso. Al principio se vomita porque la gran cantidad de comida ingerida provoca náuseas; cuando el estómago se acostumbra a la avalancha de alimento, la persona afectada se provoca el vómito.

  • Comer en secreto, intentando que nadie vea los atracones porque la persona bulímica se avergüenza de su conducta alimentaria.

garganta

Sintomatología

Los principales síntomas físicos de la bulimia son:

  • Problemas dentales: caries o, incluso, pérdida de dientes.
  • Dolores de garganta.
  • Inflamación de las glándulas salivares a consecuencia de los frecuentes vómitos.
  • Deshidratación causada por el abuso de laxantes, los Vómitos, etc.

La persona que desarrolla una bulimia nerviosa tiende a tergiversar emociones o sensaciones como el hambre (no sabe cuándo tiene apetito o está saciada). Además, presenta problemas de madurez personal y física, y su vida emocional puede ser caótica.

La bulimia constituye una enfermedad que, en casos graves, puede generar complicaciones como dilatación aguda del estómago, trastornos de la función hepática o renal, etc.

psicologico

Perfil Psicológico

Las personas anoréxicas y bulímicas comparten una misma preocupación, el miedo exagerado a engordar, y desean agradar físicamente. Emplean métodos similares, como los vómitos auto inducido, el uso de laxantes o la práctica de ejercicio físico.

Sin embargo, las personas bulímicas se diferencian en que, a pesar del miedo a engordar, no sufren una distorsión de su propia imagen; además, tienen una vida social y sexual más intensa, son más inestables, menos disciplinadas y cambian con frecuencia de estudios, de trabajo e incluso de médico cuando están en tratamiento.

También pedirá antes ayuda, ya que es consciente de su problema, mientras que la anoréxica lo negara.

ansiedad

Ansiedad Reactiva y Esencial

La bulimia y la anorexia nerviosas son dos trastornos alimentarios que, a veces, se dan en la misma persona, lo que agrava el problema psicológico porque la reducción de peso, el objetivo último que persiguen los enfermos, no se consigue.

En un tercio de los casos, la bulimia nerviosa coincide con periodos de anorexia. La persona enferma combina la mínima ingestión de alimentos con atracones de comida, que intenta resolver provocándose vómitos o tomando laxantes.

Como se ha señalado con anterioridad, la raíz de la anorexia y la bulimia nerviosas reside en trastornos psicológicos, uno de los cuales es la ansiedad. Es decir, la ansiedad se puede manifestar en trastornos de la alimentación, distinguiéndose dos tipos:

  • Ansiedad reactiva. Es la provocada por problemas externos: quedarse sin trabajo, la muerte de un ser querido, etc.
  • Ansiedad esencial. Aparentemente no existen causas que expliquen tal estado. Al desconocerse las causas que la provocan, la ansiedad esencial es más grave, duradera e intensa que la reactiva. La ansiedad esencial es la que suele generar anorexia y bulimia nerviosas.

Ante este trastorno psicológico, el enfermo anoréxico y el bulímico reaccionan de forma opuesta. El anoréxico manifiesta una conducta de huida o inhibición, traducida en la no ingestión voluntaria de alimentos.

En cambio, la persona bulímica en estado de ansiedad reacciona con una conducta activa de lucha. No conoce cuál es el origen de su problema, pero sabe que no está bien, tiene que hacer algo que la haga sentir llena, que aligere su ansiedad: comer.

tratamiento

Tratamiento Específico

Como en el caso de la anorexia, el tratamiento de la bulimia nerviosa requiere la participación de diversos tipos de terapia:

  • Psicoterapia.
  • Creación de imágenes positivas.
  • Control psicológico del hábito de comer.
  • Hospitalización.
  • Tratamiento dietético.
  • Terapias de relajación.
  • Ejercicio físico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *