Como se toma la levadura de cerveza

Su uso en la medicina natural se conoce desde hace 5 000 años. En el papiro Ebers (escrito alrededor de 1555 a.C.), el primer documento de la historia de la medicina en el antiguo Egipto, ya se transmite una receta sobre el poso o «barrillo» de la cerveza en sus múltiples aplicaciones médicas.

La levadura de cerveza estaba considerada como muy beneficiosa y servía para mantener el cuerpo sano y una mayor esperanza de vida. Hipócrates, Dioscórides, Paracelso -que definió la cerveza como «medicina divina»- y el párroco Kneipp recomendaron la le­vadura de cerveza.

La levadura de cerveza es muy buena

 

La «intensa fuerza del microcosmos»

Que es como la llamaron, es un alimento y remedio extraordinario para el cabello y la piel, los nervios, la depuración de nuestro orga­nismo, la regeneración de la flora intestinal, la circulación sanguínea y el colesterol.

Todavía en el siglo xviii, los libros de medicina hablan libre­mente de la cerveza como medicina. Sin embargo, hay que te­ner presente que la cerveza de entonces se diferenciaba en gran medida de los tipos que hoy se obtienen. Aquella cerveza se fil­traba de un modo rudimentario y era una bebida turbia y espe­sa.

Dicha cerveza era rica en sustancias adicionales, los llamados productos secundarios, entre ellos, la levadura de cerveza. Si re­trocedemos al principio de la elaboración de esta bebida, pode­mos suponer que inicialmente, como sucedía en Egipto, la cer­veza también estaba compuesta por elementos sólidos, de donde se deriva el término de «pan líquido», término por el que tam­bién es conocida la cerveza.

Eran, sobre todo, dichas «impure­zas» las que otorgaban a la cerveza su carácter medicinal. Gran parte del efecto benéfico de la levadura se debe, en gran medida, a su alto contenido en oligoelementos singula­res que son importantes para nuestra salud y que, en la actua­lidad, escasean en nuestra alimentación. Tan sólo menciona­remos tres de estas importantes sustancias.

El glutatión. Se trata de una sustancia que contiene azu­fre y que es necesaria para determinadas reacciones enzimáti- cas del organismo. Esta sustancia ocupa un lugar destacado en los procesos de desintoxicación del organismo y facilita el des­doblamiento de productos metabólicos cancerígenos.

La cerveza es conocida desde hace mucho tiempo

El cromo

Parece ser que hay una relación entre defi­ciencia de este oligoelemento y la aparición de la diabetes y el infarto de miocardio. El selenio. Según datos del Consejo de Investigación Nacional de los EE.UU., el selenio se puede incluir, con segu­ridad, dentro del grupo de sustancias protectoras contra el cáncer, con una efectividad claramente demostrada.

La leva­dura de cerveza es una fuente óptima de selenio, ya que en las células de levadura el selenio se produce por vía biológica y no representa ningún peligro de intoxicación (en grandes do­sis, el selenio es tóxico).

La levadura contiene más de 30 fermentos diferentes, ne­cesarios para el mantenimiento de la vida. El componente más importante de cada uno de los fermentos es el llamado co-fermento, compuesto siempre por una vitamina, un ele­mento mineral o un oligoelemento.

Enumeramos, a continuación, las valiosas propiedades que se han estudiado en el caso de la levadura de cerveza.
Es un alimento óptimo para el hígado. La levadura de cerveza potencia el sano funcionamiento del hígado, un ór­gano decisivo para el metabolismo y la desintoxicación, gra­cias a la acción de las sustancias activas de la levadura.

La ca­rencia de determinadas sustancias en nuestra alimentación provoca trastornos hepáticos. El hígado necesita proteínas para fabricar enzimas, como la colina o la metionina, que pro­tegen contra el exceso de grasa. Las sustancias que contienen azufre, como el glutatión, son indispensables para los proce­sos de desintoxicación.

También necesita del complejo vita­mínico B para los procesos de descomposición de los nutrien­tes, así como del imprescindible selenio. Precisamente, estas sustancias se encuentran en su totalidad, y en una relación perfecta, en la levadura de cerveza.

La levadura de cerveza tiene muchas vitaminas

 

Se ha comprobado que la levadura de cerveza es el tratamiento más eficaz en las enfermedades hepáticas

La levadura es eficaz, incluso, en casos de cirrosis y hepatitis. El selenio que aporta la levadura integral se absorbe particular­mente bien y protege a las membranas y al núcleo de las cé­lulas de posibles daños.

Colesterol y circulación sanguínea. La levadura tam­bién puede prevenir las enfermedades del sistema cardiocircu- latorio. Las sustancias nutritivas de la levadura tienen, además, el efecto de reducir el nivel de colesterol en sangre y la presión sanguínea.

La colina y la lecitina aumenta específicamente la proporción del colesterol beneficioso (colesterol HDL) y las sustancias amargas del lúpulo estimulan al hígado y la bilis, de manera que puede eliminarse en mayor medida el colesterol perjudicial (LDL). La levadura de cerveza parece estar en situa­ción de influir estos procesos en sentido favorable.

La excelen­te relación potasio-sodio de la levadura favorece la elimina­ción de agua y reduce la tendencia a presiones arteriales muy elevadas. Y no hay que olvidar que, además, contiene toda una serie de sustancias importantes para las funciones del co­razón: la vitamina B, y los oligoelementos cromo y selenio.

La levadura de cerveza y la diabetes. En los años vein­te ya se constató que la levadura contiene una sustancia que activa la insulina y reduce el nivel de azúcar en la sangre. Hoy en día, sabemos que este factor de tolerancia a la glucosa y el elemento cromo, que está abundantemente presente en la le­vadura de la cerveza, mejoran la absorción de la glucosa en las células.

Levadura de cerveza

El zinc y el potasio fomentan este mecanismo

Del que pueden sacar provecho todas las personas que padecen diabetes senil. Con mucha frecuencia, una cura de ayuno con levadura mejora la tolerancia a la glucosa. Es un protector de la piel, las uñas, el cabello y los nervios.

Gracias al elevado aporte de las vitaminas B para el sistema nervioso, la vitamina H o «vitamina de la piel» (bioti- na), proteínas de alto valor (en especial, el glutatión), sin olvi­dar su alto contenido en minerales y oligoelementos (sustancias importantes en el metabolismo de la piel y los cabellos).

La le­vadura de cerveza mejora el aspecto y la resistencia de la piel y el cabello, potencia el sistema nervioso y pone en forma y aumenta la capacidad física. Es el alimento de la piel, que ac­túa interiormente, es decir, gracias a su efecto depurativo y re­gulador del metabolismo (renueva la flora intestinal), benefi­cia de manera indirecta la salud de la piel. No hay que olvidar que la piel no es un órgano aislado del resto de nuestro orga­nismo, sino que, precisamente, es un espejo del estado inter­no de nuestro cuerpo.

La levadura de cerveza mejora el aspecto y resistencia de la piel aplicándose como una pomada, para uso externo, o en forma líquida celular, para uso interno. También, se ha mos­trado muy efectiva en el tratamiento de algunas enfermeda­des de la piel. No son efectos «cosméticos», sino una expre­sión de la curación en profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *