Cómo rejuvenecer las celulas del cuerpo humano

Para mantener jóvenes las células, se necesita una dieta baja en sal y rica en nutrientes y vitaminas: fruta, verduras, hortalizas y cereales integrales.

Las células generarán más energía y nos sentiremos llenos de vitalidad y jóvenes. A continuación, ofrecemos algunos pasos para conseguir que nuestras células conserven nuestro organismo en toda su plenitud.Procurar ingerir alimentos frescos, ricos en nutrien­tes y sustancias vitales, en cada comida.

Fruta, ensaladas, hortalizas crudas, legumbres, cereales integrales, queso. Es muy aconsejable prescindir de alimentos vacíos y desnatura­lizados como la harina blanca, el azúcar, las golosinas, las hor­talizas enlatadas, etc.

Para que las células estén jóvenes es bueno comer ensalada

Tomar lecitina de soja durante 30 días

Contiene colina e inositol, vitaminas del grupo B, que preservan la movilidad del colesterol y mantienen el grado correcto de viscosidad de la membrana celular. Ingerir las cantidades indispensables de ácidos nu­cleicos, necesarios para reparar los núcleos celulares daña­dos.

Los contienen, sobre todo, las partes vegetales dedicadas a la reproducción de la planta: los germinados, las semillas, los frutos secos, los granos y las legumbres, así como las ver­duras frescas. Cocinar con poca sal y tomar alimentos ricos en po­tasio. Son alimentos ricos en este mineral, las nueces, los ce­reales integrales y algunas frutas.  De esta manera se asegurará un equilibrio hídrico ideal en todo momento.

No tomar comidas muy grasas. Los lípidos hacen que la sangre sea espesa e insana y, al igual que cuando hay un ex­ceso de sal, dificulta el paso de nutrientes vitales a la célula. Revestir las células con una coraza de anticuerpos de­fensivos. El sistema ideal para conseguirlo, consiste en una cura de unos 30 días a base de antioxidantes: principalmente las vitaminas A, C y E y el oligoelemento selenio (se puede to­mar en complejos vitamínicos).

Al mismo tiempo, es impor­tante comer mucha fruta fresca y hortalizas de fuerte colora­ción. Para cocinar, es importante utilizar aceites vegetales ob­tenidos por prensado en frío.

Las hortalizas son ideales para mantener jóvenes las células

Evitar el azúcar

El azúcar blanco o azúcar refinado (al igual que la harina blanca) no contiene vitaminas. Éste pasa a la sangre y al hígado donde, para su asimilación, se precisan vitaminas del grupo B y minerales (calcio, que obtiene de los huesos y los dientes) para contrarrestar la acidez celular que provoca.

Esta escasez repercute directamente en la desmine- ralización de los huesos, cabellos, dientes y sistema nervioso y, además, en la formación de hormonas y fermentos. En re­sumen, el abuso del azúcar afecta a las funciones vitales del metabolismo.

Hay excelentes alternativas al azúcar refinado: la miel, el sirope de manzana, el sirope de arce, el sirope de tri­go y de maíz, las frutas secas (pasas, pasas de Corinto, higos, dátiles, etc), son edulcorantes de inmejorable calidad; todos ellos contienen azúcar natural de fácil asimilación y muy rico en minerales.

Estos alimentos se pueden utilizar para endul­zar el muesli, las papillas de cereales y las recetas de reposte­ría. El azúcar integral también contiene minerales, por lo que puede ser una alternativa al azúcar refinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *