Aprende sobre el Comportamiento Alimentario

El organismo humano es como una máquina que funciona gracias a la energía química. Como toda máquina necesita carburante, pero también ciertos elementos indispensables, como las vitaminas, los ácidos grasos, los aminoácidos, etc.

El comportamiento alimentario, primera etapa en la nutrición de un ser vivo, es la búsqueda, selección e ingestión activa de los distintos elementos. A continuación, intervienen un conjunto de procesos metabólicos que aseguran la cobertura de las necesidades celulares.

Por tanto, cuando la ingestión de alimentos es enorme, o muy reducida, el gasto energético aumenta o disminuye  respectivamente. Tras una comida, el gasto energético aumenta transitoriamente (durante casi cuatro horas).

Esta termogénesis pospandrial o efecto térmico debido a la ingestión de alimentos ha sido durante mucho tiempo considerado como el coste energético de la digestión, absorción y utilización de los diferentes nutrientes. (En el proceso de la digestión de una comida se gastan 100 calorías.)

Aprende sobre el Comportamiento Alimentario

Restricciones Calóricas

Por el contrario, la restricción calórica da lugar a una reducción del metabolismo en estado de reposo, El concepto “máquina”, aplicado al hombre por La Mettrie, teólogo y médico, que publicó en 1748 un libro que sustentaba esa teoría,

El hombre-máquina, en el que entre otras muchas cosas decía:“El cuerpo humano es una máquina que mueve sus propios resortes; es una viva imagen del movimiento continuo.

El alma es una mera expresión de lo inexplicable, de aquello de que no se tiene ni remota idea. Los cuerpos tienen todo lo que se necesita para moverse, sentir, pensar y arrepentirse. En una palabra, todo depende del cuerpo, en lo psíquico y en lo moral.”

Se advierte con claridad la influencia de Voltaire y Montaigne. Naturalmente, no estoy de acuerdo con este planteamiento filosófico, pero tomó la propuesta “máquina” aplicada al hombre, porque creo que es un ejemplo paradigmático para entender el mecanismo orgánico de la manera más didáctica posible.

restricciones

El Azúcar en el comportamiento alimentario

Los alimentos ricos en azúcares y los muy grasos son los responsables de la tendencia al sobrepeso que castiga a nuestra sociedad pletórica actual.

Como vemos, todo reside en un concepto de administración, ahorro, de stocks, respondiendo la maravillosa máquina orgánica a premisas absolutamente “industriales” o cuando menos “económicas”. No se trata de “gastar más o menos”, sino de hacerlo de forma adecuada y siempre contando con las “reservas” (en este caso con la grasa almacenada).

Y de ese equilibrio surge la actitud saludable, el peso lógico que nos corresponde. Todo ello puede conseguirse de manera natural, sin obsesiones; de ahí mi afán en describir estos complejos procesos, pues conociéndolos en profundidad seremos capaces de ponerlos en práctica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *