Aprende la forma Correcta de Comer

Hay que alimentarse de tal manera que la reacción de la mañana sea siempre positivo débil, lo que significa que el organismo utiliza una parte de las grasas de reserva para abastecerse de energía. Esta combustión de las grasas libera la acetona que se encuentra en la orina.

Esta técnica permite al sujeto conocer y determinar la cantidad de azúcares aceptados o rechazados, factor de extrema importancia imposible de determinar con otra técnica. Además, este régimen reduce ligeramente el apetito.

Es conveniente prestar atención sobre el hecho de que las grasas no contienen hidratos de carbono, pero deben ser utilizadas sin exceso, respetando el equilibrio entre las saturadas de origen animal y las insaturadas de origen vegetal.

Aprende la forma Correcta de Comer

Consecuencias del Mal Comer

Una restricción severa de los lípidos puede ser peligrosa; ya que puede conducir a una disminución importante de las grasas poliinsaturadas, que nos suministran ciertos ácidos grasos esenciales que nuestro organismo es incapaz de sintetizar (ácido linoleico y ácido alfalinoleico), y que son indispensables para el buen funcionamiento del cerebro y para que no haya carencias de vitamina A y E (antioxidantes, protectores de las arterias).

El alcohol tiene un efecto nefasto, porque baja la tasa de las lipoproteínas y aumenta la tasa de triglicéridos. Además, tiene una acción negativa sobre la regulación de la insulina.

beber

Por ello, debe ser totalmente suprimido en el comienzo del régimen y reintroducido con prudencia en función de su tolerancia, puesta de manifiesto por la reacción acetonúrica y la existencia de una somnolencia postprandial desencadenada por la absorción de pequeñas cantidades de alcohol.

Todas las obesidades abdominales son la consecuencia de un hiperinsulinismo; que nos lleva a una utilización anormal de los hidratos de carbono hacia la síntesis de los triglicéridos; hiperinsulinismo que es algunas veces la consecuencia de una sobrealimentación, con independencia de otros factores (genéticos, nerviosos, medicamentosos).

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *