Antidieta:¿Cómo y cuándo se come?

Como tantas otras dietas, nació de la mano de dos dietistas estadounidenses, Harvey y Marilyn Diamond. Ambos extraen su hallazgo del higienismo natural, que afirma que los alimentos constituyen la base para la curación del cuerpo.

El lema de la antidieta es que lo verdaderamente importante no son las cantidades de lo que se come, sino cómo y cuándo se come, sopesando ciertas combinaciones de alimentos.

La dieta no limita las cantidades ni las calorías de lo que se ingiere, pero separa la ingestión de hidratos de carbono de la de proteínas.

Antidieta:¿Cómo y cuándo se come?

El paralelismo de la antidieta

La antidieta establece un paralelismo existencial: si la Tierra está recubierta en un 70% de agua y el cuerpo humano es, en un 70 %, agua, lo que se come ha de mantener la misma proporción.

Los alimentos más adecuados para mantener esos parámetros son las frutas. Por consiguiente, el menú diario deberá contener un 70 % de alimentos frescos y con alto contenido en agua, mientras que el 30% restante corresponderá a alimentos concentrados o secos.

La antidieta afirma que la ingestión de alimentos se realiza de cara a un fin, que es liberar energía, y liberar energía es estar sano. Las personas más longevas y saludables son delgadas: no ganan peso, sino que transforman los alimentos que ingieren en energía.

Antidieta:¿Cómo y cuándo se come?

Horarios de las funciones corporales

La antidieta distingue tres funciones corporales ligadas a la alimentación, que cobran especial relevancia en diferentes horas del día:

  • Apropiación de alimentos, es decir, la ingestión.
  • Asimilación de los mismos, su absorción y uso.
  • Eliminación de sus restos no aprovechables, o sea, micción y defecación.

La antidieta establece un horario preferente para cada una de estas funciones que realiza el cuerpo: desde las 14 hasta las 22 horas, predomina la apropiación de alimentos. Desde las 22 hasta las 6 horas, se asimilan. Y desde las 6 hasta las 14 horas, principalmente se eliminan. Como éste es un ciclo natural, hay que adecuarse al mismo y facilitar los tres procesos energéticos por igual.

El problema de los obesos es que vuelcan toda la energía en el proceso de apropiación. Pero cuando llega la hora de asimilar o eliminar, no disponen de suficientes energías para llevar a cabo el desarrollo metabólico correcto. De manera que las toxinas se acumulan en el cuerpo.

Las personas obesas producen con mucha rapidez pero no eliminan los restos con la misma rapidez. Las toxinas acumuladas tienen una naturaleza ácida que, para neutralizarse, ha de contrarrestarse con agua; entonces es cuando se producen la retención de líquidos y el sobrepeso.

Antidieta:¿Cómo y cuándo se come?

Normas de la antidieta

  • Para desayunar, hasta el mediodía, exclusivamente se comen frutas frescas y zumos recién hechos.
  • En el almuerzo se introducen las verduras, ensaladas, sopas y pan integral.
  • Para la cena se reservan los alimentos proteicos: arroz, patatas, legumbres,’ verdura, sopa, carnes y pescados magros y, por supuesto, ensaladas.

La antidieta recomienda que no se beba agua entre las comidas y que no se mezclen alimentos concentrados, como carne y pescado a la vez. Se procura que, en el proceso de digestión, se segregue únicamente un tipo de jugo gástrico.

De forma que el bolo alimenticio pase por el aparato digestivo en sólo tres horas, y no en doce. Con este ahorro de tiempo y energía, se elimina con más facilidad.

La antidieta incluye muy poca grasa y prohíbe el azúcar. A largo plazo incurre en un déficit de grasas e hidratos de carbono. Pero si se lleva a cabo durante un corto período, resulta beneficiosa para acostumbrarse a comer más sano, sobre todo fruta y verdura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *