Alimentación saludable para las afecciones hepáticas

Los huevos son un excelente alimento. La leche, poco tóxica, poco irritante para el hígado y muy diu­rética, es el alimento perfecto para los hepáticos. Debe de ser, según Gilbert y Linossier, la base del régimen. Sin embargo no se la puede considerar como una panacea.

Hay enfermos que no la pueden soportar y en los cuales produce trastornos diges­tivos. Antes de suprimir la del régimen hay que comprobar que no es debido a una sobre alimentación láctea (leche homogeneizada), leche oxigenada, leche esterilizada, leche desnatada, leche cuajada, yogur.

queso-fresco-saludable

Los quesos frescos son excelentes; los grasos dudosos, y los secos prohibidos.

Los vegetales son permitidos: la judía verde, el espárrago, la lechuga, escarola, guisante, siempre frescos, y también la zanaho­ria según la clase (la semicorta Bertault es muy fina, excelente).

No hay que olvidar que los vegetales, según ya explicamos para los diabéticos, pierden muchas grasas e hidratos de carbono, si una vez cocidas las refrescamos al chorro del agua.

Las verduras fuertes, indigestas: la coliflor, el repollo, nabo- y remolacha y también las espinacas y acederas, por su ácido oxálico.

Como condimento debe evitarse la cebolla y el ajo, y sí puede emplearse en algunos casos la “chalote”, puede emplearse el to­mate, según su preparación, el limón y la naranja.

carnes-saludables

Las carnes

Las clasificamos en blancas y rojas: blanca es la ternera y el cordero; roja ¿de vaca, y neutra, el cerdo, pues mientras cruda es roja, una vez cocida y asada resulta carne blanca, si de verdad está en su punto.

En cualquier caso la carne debe presentarse muy desgrasada, y generalmente se permite en dosis moderadas, sin olvidar que deben ser carnes tiernas.

Los embutidos son prohibidos, y sí puede permitirse el jamón de York.

La caza

La caza de monte está prohibida, pero se permite en algunos- casos la caza acuática: el pato de agua sin exceso de grasas.

pescados-saludables

Los pescados

Los pescados blancos son permitidos: la pescadilla, merluza, gallo, mero, lenguado, congrio y el rape, según su forma de cocinar; debe evitarse el prepararlo con grasa, más bien cocido o •escalfado, con patatas cocidas y un chorrito de limón y algo de mantequilla.

Las patatas, el arroz, cereales y pastas alimenticias son alimen­tos que, según su forma de preparación y en poca cantidad, son permitidos.

Porque lo mismo que decimos para los vegetales decimos para •este capítulo de legumbres secas y féculas. Una vez cocidas, re­frescadas al chorro del agua fría; después, el aceite crudo y la mantequilla y una salsa de tomate le va de maravilla.

Las frutas dulces bastante maduras son excelentes si el estó­mago y el intestino lo toleran. Las frutas en compota, cocidas al agua sin nada de azúcar, son deliciosas.

Los jugos de uva, naranja, albaricoque, tomate y fresas son excelentes, y en algunos casos mezclados con jugo de limón.

especies-peligrosas

El vinagre y las especies son peligrosas.

Y el alcohol, vino y licores, cerveza y sidra son prohibidos; únicamente en casos benignos se autoriza el vino blanco de poca graduación, la cerveza y la sidra.

  • El café y el té son permitidos en dosis moderadas, y son acep­tables las infusiones de manzanilla, tila y otras hierbas.
  • El tabaco, el cigarrillo rubio, el cigarro puro prohibidos.
  • El pan, tostado en lonchas finas, y también las galletas Croket.

Nota.-—El recetario puede servir el explicado para enfermos reu­máticos y régimen vegetariano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *